viernes, 3 de febrero de 2012

China, la teoría del desacoplamiento y la crudeza del sistema (II)


Hace un par de semanas hablaba en este post (China e India, la caída del mito de los países emergentes) de las mentiras que se vierten desde los círculos académicos economistas sobre los BRIC. Esta nueva entrada en el blog viene a completar aquella otra en la que el centro principal fue India.

El país que va a ocupar este post se podría considerar un propio subcontinente en Asia, China tiene una superficie de más de 9 millones y medio de kilómetros cuadrados, y una población que supera con creces los más de 1.300.000 millones de personas que da el gobierno como dato oficial. Desde los 40, y después de la revolución china encabezada por el Partido Comunista Chino (PCCh) y su dirigente Mao Tse-Tung, China se encuentra dominada por la élite burocrática del PCCh, en primera estancia como un Estado obrero deformado (siguiendo la clasificación de Ted Grant) y posteriormente a partir de los años 80 como el perfecto Estado capitalista. Este hecho se ha ido confirmando con el paso de los años y sobre todo en este nuevo siglo, donde la economía china ha pasado a ocupar un 13,3% del PIB mundial, según señalan los arietes capitalistas del Banco Mundial y el FMI.  Este hecho se puede analizar también con la “transformación” que han sufrido los dirigentes del PCCh. A diferencia de lo ocurrido hace ya más de 20 años en la antigua URSS, donde la estructura burocrática del PCUS tuvo que ser destruida y donde los viejos “camaradas” se convirtieron en los nuevos capitalistas, en China este proceso ha venido dirigido desde su comienzo por la propia cúpula del PCCh, al que de “comunista” le queda sólo el nombre. La fusión entre la nomenklatura  del Partido y la burguesía es completa, prácticamente son las mismas personas. Para que nos hagamos una idea fácil: Li Peng, antiguo primer ministro que reprimió las revueltas de la plaza de Tian’anmen, junto a su familia controla el sector eléctrico; Zhou Yongkang, miembro del Comité Permanente del Politsburó chino, domina junto a sus socios el entramado petroquímico; la familia de Chen Yung, que fue un antiguo dirigente de la época de Mao, está a la cabeza del sector bancario, para que veamos hasta donde se hunden las raíces de esta metamorfosis; la esposa del primer ministro Wen Jibao domina sin ningún tipo de pudor el tráfico y comercio de piedras preciosas, y para terminar, el presidente de la Conferencia Consultiva Política del Parlamento y miembro también del Politsburó, Jia Quinglin, controla todo el sector inmobiliario en Pekín. No hay más que decir en la discusión sobre si China sigue siendo un régimen comunista aperturista o por el contrario es otro de los monstruos capitalistas. En este caso uno de los más voraces que existen.

Pero realmente todo lo que hemos señalado hasta ahora, aunque nos hace ver la posición que China ocupa en el mundo como gran potencia económica (la segunda del mundo), no nos proporciona información de por qué China no va a ser la locomotora que saque al mundo de la crisis. Lo mencionado nos explica que China es un país capitalista más, y de eso se desprende que la situación de crisis salvaje que vive el sistema no va a dejar a China sin zarandear, en lo económico y en lo político y social. Contra lo que mantienen los defensores de la teoría del desacoplamiento, que dicen que los países del BRIC, y sobre todo China, no van a sufrir las mismas regresiones que las economías capitalistas “clásicas”, los datos y la realidad se empeñan en ser tozudos.

La economía china que crecía a un ritmo de un 10% durante el auge de la última década ha visto truncada sus expectativas al inicio de esta crisis. Aunque en el 2010 remontó hasta el 10,3% después de una caída hasta el 9%, y gracias a un fuerte estímulo del sector público, en el 2011 la economía china volvió a descender hasta el 9,7% y para este año las previsiones más optimistas del Banco Mundial dan una previsión de una bajada hasta el 9%, aunque en otros foros se habla que el descenso que se puede dar es hasta un 7,2%. Un crecimiento de tal envergadura en un país de la Unión Europea supondría una salida veloz de cualquier situación de crisis económica. La propia Alemania creció apenas un 1,5% de media en la década que va de 2001 a 2010, como señala el Banco Mundial. Pero para el dragón rojo este descenso tan brusco en su crecimiento supone la destrucción de millones de puestos de trabajo, y la entrada en la peligrosa vorágine de la desaceleración.

El primer gran impacto que sufrió la economía China fue el fuerte descenso de sus exportaciones a los países de la Unión Europea, que cayeron un 9% este último año. El otro de sus principales centros de exportación, Estados Unidos, también redujo su número de importaciones chinas en casi un 5%, debido a la debilidad de su demanda. Estas dos regiones suponen un 40% del total de las exportaciones chinas, y el descenso de sus pedidos ha llevado a anunciar a la Federación de Industria China que más de 50.000 empresas corren el peligro del cierre. Junto a ello podemos ver lo que va a suponer para un país como Brasil la quiebra de empresas chinas y su reducción de consumo industrial. Brasil importa el 70% de sus mercancías a chinas, y de ese 70% el 90% son materias primas. Esas materias primas eran transformadas en las industrias chinas y posteriormente inundaban los mercados del mundo, incluido el propio mercado brasileño. El parón industrial chino ha supuesto una importación menor de materia prima brasileña, por lo que la situación económica de Brasil se complica, ya que su industria nacional no puede hacer frente a su demanda, y los sectores de jornaleros y obreros brasileños que se colocaban en los empleos de extracción de materias primas van a afrontar fuertes despidos del sector. No en balde Brasil ya ha apuntado que entraría en recisión en el tercer trimestre de 2012. Con estos datos podemos apreciar que la teoría del desacoplamiento, en el caso chino principalmente, no tiene ningún valor, y queda fácilmente refutada. La economía china como la brasileña (otro de los BRIC), al igual que la estadounidense y que las europeas, camina firme hacia el abismo.

Como ya he señalado, la economía china sufrió un desbarajuste en el 2008, que se vio en el 2009, y que fue rápidamente atajado por el Estado chino con un fuerte estimulo (más de medio billón de dólares, el 12% del PIB nacional). Este giro a políticas keynesianas por parte de los dirigentes chinos ha demostrado ser un fracaso, aunque actuara en aquel momento como un dique de contención potente que supuso una restauración mediana en el 2010 del crecimiento. Como en todo momento, se olvida que el aspecto central de la crisis del sistema capitalista no es la crisis de los tipos de cambio, o la crisis de la deuda soberana, o el crack financiero. Todo ello son aspectos superficiales de la principal contradicción de la economía capitalista, la capacidad de sobreproducción y la incapacidad del mercado en consumir lo producido. Como hemos visto, la perspectiva de crecimiento para 2012 es muy negativa, y sobre las cabezas chinas se balancea peligrosa la espada de Damocles, con el nombre de una burbuja inmobiliaria que hace que la que se dio en  el Estado español quede a la altura de chiste de mal gusto. La economía china se enfrenta a retos durísimos los próximos años, y en ningún caso lejana al entramado de relaciones internacionales capitalista.

***
El siguiente post sobre estas cuestiones, estará dedicado a hablar de las luchas sociales que se viven en China, y en hacer una pequeña reflexión de perspectivas para el año 2012. El conflicto social chino, no lo incluyo hoy, porque no quiero que el post se vaya a las cuatro o cinco páginas, elemento que dificultaría su lectura.

Para quien quiera profundizar en el tema, recomiendo (como en el post sobre India) la lectura del artículo de Bárbara Areal La economía mundial y los ‘paísesemergentes’ ¿inmunes a la crisis?”.

2 comentarios:

  1. Les enseñaré a unos cuantos amigos chinos míos este post!
    Hemos tenido pequeños debates y tienen una idea parecida a la que explicas aquí!

    Espero con ansias la siguiente entrada sobre el tema social, ahí si que les meto caña jejeje.

    ResponderEliminar
  2. excelente, seguré revisando sobre la teoría del desacoplamiento económico.

    ResponderEliminar