viernes, 9 de diciembre de 2011

SOBRE LO QUE CUESTA UN ESCAÑO Y OTRAS SIMPLEZAS


Hace poco, un amigo me enviaba una tabla que rezaba: los votos que cuesta un escaño a cada partido. De menor a mayor, se iban ordenando los partidos y el número de votos que necesitan para sacar su(s) escaño(s).  

GeBai encabezaba la lista. La formación navarra sólo necesitó 42.441 votos para sacar el escaño. Luego le sigue Amaiur (los tutelados por ETA según Pedro J.) que “sólo” necesitó 47.667 votos para cada escaño. La lista sigue y sigue: PP, 58.299; CiU, 63.391; PSOE, 63.398… así hasta llegar a los dos partidos que ocupan la cola de la lista, IU, para quien el escaño tiene un “coste” de 152.800 votos, y UPyD. A la formación rosa (tirando a azul falangista) le “costó” cada escaño la friolera de 228.048 votos.

¿A qué se debe este “despropósito”? ¿Cómo puede ser que a un partido le cueste 60.000 votos un escaño, y a otro 230.000 votos? La respuesta podría ser, “es que a los pequeños no nacionalistas (aunque en el caso de UPyD eso sería faltar a la verdad, ya que despide un rancio tufillo a nacionalismo español extremo) no nos quieren dejar jugar, e hicieron una ley que nos discriminaba poniéndonos los escaños más caros”. Sé que entre un público más o menos leído, esto suena absurdo. Pero la realidad siempre supera la ficción se suele decir, y hablando con simpatizantes, votantes e incluso militantes de partidos cómo IU y UPyD, un servidor se ha encontrado con respuestas de este tipo, y peores. Los simpatizantes y militantes de IU suelen tener más interiorizado el no poco cierto discurso de que nuestra Ley Electoral la hizo la derecha para evitar que gobernasen los comunistas (poner énfasis en la palabra comunista y léase como la pronunciaría el señor Rajoy, es más gracioso). Realmente algo de eso hay, pero tampoco van los tiros por ahí.

Revisemos los datos, hagamos un cuadro relacionando cada partido con lo que le cuesta el escaño.

VOTOS QUE CUESTA UN ESCAÑO A CADA PARTIDO
GeBai
42.441
Amaiur
47.667
Partido Popular
58.299
CiU
63.391
Partido Socialista Obrero Español
63.398
PNV
64.703
Coalición Canaria
71.775
ERC
85.464
BNG
91.639
FAC
99.173
Compromis-Equo
125.150
Izquierda Unida
152.800
Unión, Progreso y Democracia
228.048

Si nos ponemos a ver el cuadro, hay cosas que con la explicación brillante de “lo que cuesta un escaño” no encajan. Porque para ponerlo fácil, la diferencia entre CiU y PSOE son exactamente 7 votos. ¿Por qué razón CiU tiene entonces 96 escaños menos que el PSOE? Un espécimen de lo peor, mantendría con total seguridad que es porque el PSOE es uno de los partidos del bipartidismo, la fuerza del “PPSOE”, etc. A estos hombrecillos y mujerzuelas, que existir existen, es mejor no hacerles mucho caso, y darles un libro para que lean algo alguna vez en su vida.  Otros más lógicos –la mayoría aunque parezca mentira a veces– relacionarán que el PSOE es un partido de ámbito estatal, mientras que CiU sólo se presenta en Catalunya. Éstos, casi sin proponérselo, se acercan más al quid de la cuestión.

Paremos un momento. ¿De dónde salen esas cifras? ¿De dónde sale que a IU le cuesta 150.000 votos el escaño y al PP 60.000? La solución es simple, de dividir el número total de votos válidos obtenido, por el número de escaños que han ocupado. Si el PP ha sacado 10.600.000 más o menos, y lo dividimos entre 183 escaños (que escalofrío me entra cada vez que lo pienso), nos da casi 58.000. Si cogiéramos el número de votos correcto, nos saldrían los 58.299. ¿Por qué esta diferencia tan grande? Después del movimiento 15-M hemos tenido un reacercamiento de ciertos conceptos electorales a la gente, como lo que es (más o menos) una circunscripción, o la dichosa fórmula D’Hondt (¡que no es Ley!). Como bien se sabe, España no es una circunscripción única, por lo que la fórmula para sacar cuánto cuesta cada escaño es un poco perversa, y realmente bastante falaz. Cuando coges y englobas en el mismo saco a todas las circunscripciones, no estás teniendo en cuenta que cada circunscripción tiene una magnitud diferente, que es por la cual se le asigna un determinado número de escaños, que son los que se van a repartir.

Pongamos un ejemplo práctico. Cojamos la circunscripción de Madrid, que tiene magnitud alta, y se le asignan 36 escaños para el Congreso de los Diputados. El PP sacó 1.708.572 votos, e IU sacó 270.223 votos. Hagamos el reparto de escaños según los datos anteriores. IU no llega a 2, y el PP saca ¡¡29!! ¿Son esos datos verídicos? Me temo que no. IU sacó 3 diputados por Madrid, y el PP sacó 19. En Madrid al PP el escaño le cuesta 89.924 votos, y a IU le cuesta 90.074, un poco más debido a la fórmula de asignación de escaños, que los abarata un poco cuantos más votos tienes. Es uno de los defectos de la fórmula D’Hondt, y por lo que prima (no en el exceso que se le suele achacar) a los partidos mayoritarios o más votados. Cambiemos de circunscripción. Vámonos por ejemplo a La Rioja, que tiene una magnitud baja, por lo que se le asignan 4 escaños a repartir. El PP tiene 3 de esos escaños con 94.572 votos, mientras que IU con 10.328 no tiene ningún diputado. El precio del escaño en esta comunidad para el partido más votado está en 31.524 votos, así que para los menos votados rondará los 32.000 votos más o menos. Lo que esto significa es que el escaño en esta comunidad es más barato que en la comunidad de Madrid y el voto vale bastante más, y he aquí uno de los juegos de nuestro sistema electoral, que ya explicaré en otro post, sobre el por qué de las circunscripciones pequeñas y el efecto psicológico o voto estratégico/útil.

Para terminar, es simple. El escaño vale diferente en cada circunscripción, porque cada circunscripción tiene medidas diferentes. No podemos meterlo todo en el mismo saco, porque sería distorsionar la realidad, y apelar al sentimiento volitivo de la masa a la que se trata de convencer que este sistema es injusto. Y aún así, también hay que tener en cuenta que hay que analizar el voto válido y mil cosas más como el umbral de exclusión formal y efectivo... en fin, que cómo saca un partido un escaño no es tan simple como hacer una simple división o una regla de tres.

Sobre el sistema representativo. Siempre tendré mis reservas, mis críticas y mis alternativas. Lo explicaré en el mismo post que he nombrado antes, que tengo pendiente desde algún tiempo y me apetece publicar. Sólo diré que para mí, la democracia real es la democracia obrera, ejercida fábrica a fábrica, instituto a instituto facultad a facultad, etc. No niego el valor que le debe quedar a un parlamento en una sociedad socialista, que es la sociedad que defiendo, pero habría que rearticularlo. Este post lo he escrito con la intención de evitar que se digan estupideces que puedan ser utilizadas contra gente que las esgrima y que de buen corazón, cree lo que le han contado. Salud, y nos vemos en las calles, que es donde debemos estar.

1 comentario:

  1. ¿Ha explicado en otro post: "y he aquí uno de los juegos de nuestro sistema electoral, que ya explicaré en otro post, sobre el por qué de las circunscripciones pequeñas y el efecto psicológico o voto estratégico/útil."?
    Es que no lo encuentro D:

    ResponderEliminar