sábado, 24 de diciembre de 2011

Nochebuena

Aquí les dejo con un breve fragmento de El Libro de los Abrazos, de Eduardo Galeano. Si sois ateos, si sois agnósticos, si no sentís nada por estas fechas, por lo menos pensad en la gente que os rodea y sí siente necesidad de celebrar estas fiestas. Pensad en cualquier motivo de celebración, o sencillamente que es una ocasión especial para estar con la gente que queremos, aunque sea en la distancia. Pero no menospreciéis, porque siempre habrá alguien que quiera celebrar el día de hoy y no pueda... ya sea por soledad, ya sea porque la realidad siempre radical se lo ha impedido, de un modo u otro, como nos narra el profesor Galeano, pensad en aquel niño... 


<<Fernando Silva dirige el hospital de niños en Managua.

En vísperas de Navidad, se quedó trabajando hasta muy tarde. Ya estaban sonando los cohetes, y empezaban los fuegos artificiales a iluminar el cielo, cuando Fernando decidió marcharse. En su casa lo esperaban para festejar.

Hizo una última recorrida por las salas, viendo si todo queda en orden, y en eso estaba cuando sintió que unos pasos lo seguían. Unos pasos de algodón; se volvió y descubrió que uno de los enfermitos le andaba atrás. En la penumbra lo reconoció. Era un niño que estaba solo. Fernando reconoció su cara ya marcada por la muerte y esos ojos que pedían disculpas o quizá pedían permiso.

Fernando se acercó y el niño lo rozó con la mano:


-Decile a… -susurró el niño-. Decile a alguien que yo estoy aquí.>>



Feliz Navidad a todos los que crean, y a los que no, espero que paséis una buena noche en compañía de aquellos que os quieren, y si no puede ser así, por lo menos que os recuerden en la distancia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario