viernes, 16 de diciembre de 2011

La manipulación de la democracia


Bajo este título entran mil y una entradas. Seamos realistas, la democracia actual no es más que una quimera idílica. Un abstracto sueño que viene a justificar una estructura socio-económica como es la capitalista. La defensa de la democracia en abstracto, al final se vuelve siempre la defensa de los intereses de los grandes banqueros y especuladores, de los grandes empresarios y de los grandes terratenientes. Esa es la democracia actual, los representantes de los poderosos elegidos cada cuatro años por el pueblo. En los parlamentos de medio mundo se discute a día de hoy, cómo salvar los beneficios e intereses de los empresarios de turno, los que por su avaricia sin fin nos han llevado a la situación actual. Las leyes se discuten antes con los empresarios más importantes de un país que con los representantes de los trabajadores que las sufren, eso cuando no se elaboran directamente en los consejos de administración de las grandes empresas y se llevan al parlamento para que las firmen como mero trámite. Por ello la manipulación de lo mal llamado “democracia” tiene mil y una caras. Hoy sólo voy a exponer la de un partido que busca la mejor forma para perpetuarse en el poder.

El Partido Popular de Madrid y la Reforma de la Ley Electoral.

El 29 de noviembre de 2011, el grupo parlamentario popular de la Asamblea de Madrid hizo la siguiente propuesta. Cambiar la Ley electoral en pos de una mayor cercanía de los ciudadanos a la política y una proporcionalidad mayor de los representantes en la cámara, y que no se den situaciones de grupos infrarrepresentados.

Así contado, la idea es bastante buena. Es necesario acercar la política a los ciudadanos, que participemos todos en el gobierno de nuestras vidas. Habría que estructurarlo, dar instrumentos para  que se pueda hacer en igualdad de condiciones, que todo el mundo pueda participar, transformar las relaciones laborales, etc. Lograr la proporcionalidad de la que este Estado carece sería también algo necesario. Para ello deberíamos hablar sobre las circunscripciones, sobre el umbral de exclusión, sobre la Ley de Partidos, sobre el modelo autonómico, sobre la fórmula de reparto de los escaños. Así ahorraríamos debates estériles sobre cuánto cuesta un escaño, que no son más que simplezas.

Pero no, esa no es la propuesta del Partido Popular. Ellos, siguiendo su línea ideológica habitual, tienen otra visión de lo que es acercar la política a los ciudadanos. Para ellos, acercar la política a los ciudadanos es dividir Madrid en  43 circunscripciones electorales, y dotar a cada circunscripción de un único diputado elegido de manera directa, al puro estilo inglés del “winner take all”. Esto se suele llamar atentado a la pluralidad. Para ellos acercar la política a los ciudadanos es eliminar cualquier atisbo de partidos no mayoritarios, darnos a los “ciudadanos” un voto cada cuatro años, en vez de a un partido, a una cara que sabremos reconocer porque es nuestro diputado. Para ellos proporcionalidad es quitar opciones a formaciones minoritarias como IU. Porque no nos engañemos, la reforma propuesta por el PP para Madrid es el blindaje definitivo, es garantizar su hegemonía en la comunidad de Madrid de cualquier forma.

La reforma consiste en lo siguiente. Al dividir Madrid en 43 circunscripciones uninominales, garantizas que un tercio de los diputados de la asamblea se elijan así. Teniendo en cuenta que el partido popular saca mayor número de voto en prácticamente todas las circunscripciones (y en las que no, se las ha arreglado para sacarlos), esto le da un tercio de la asamblea  madrileña de facto. Una aclaración, no es que el PP saque más votos sin más, eso sería un análisis simplón propio de pseudoperiodistas. La abstención en la comunidad de Madrid aumento bastantes puntos estas últimas elecciones, situándose cerca del 32 %. Todo ese voto que se abstiene, suele repercutir en bajadas de los partidos de izquierda, los de la derecha mantienen casi siempre su misma base electoral. Además, muchos puntos de la comunidad donde gobierna la izquierda, es a base de coaliciones entre IU y PSOE. Este tipo de acciones en circunscripciones uninominales ya no podrían darse. No se vota a una lista, sino a un candidato, y el candidato que gana se lo queda todo, porque no hay más.

Los otros dos tercios de la asamblea, en principio se elegirían igual que ahora. Listas cerradas y bloqueadas, circunscripción única en base a todo el territorio de la comunidad de Madrid, y como fórmula de reparto la D’Hondt. Serían un total de 86 diputados a elegir de este modo. En un principio, este es uno de los sistemas más proporcionales que hay para el reparto de escaños.

El Partido Popular, en su nota de prensa donde hacía pública su propuesta de reforma, mentía descaradamente cuando afirmaba que los resultados obtenidos con ambos modelos eran idénticos. Podemos verlo en dos simples cuadros, uno el elaborado por ellos, y otro el que elaboró un servidor haciendo cálculos y más cálculos, aplicando la fórmula D’Hondt como ellos debían haber hecho pero que, intencionadamente no hicieron:



Diputad uninominales
Diputad(*)
Variables
TOTAL
Resultado
Mayo 2011
PP
41
31
72
72
PSOE
2
34
36
36
IU
-
13
13
13
UPyD
-
8
8
8
TOTAL               43                           86                        129               129

Así advertían después de colocar la tabla: “(*) El número de Diputados Variables (segunda urna) sale de restar el número de escaños obtenidos en la primera urna al número de escaños obtenidos en la segunda.”  Sí, es verdad, los diputados elegidos por listas pueden variar, pero por lo tanto ya no nos encontramos ante los mismos resultados. Lo que nos ofrece el partido popular no es más que una simple resta. Así han sacado los diputados que no han salido en la elección directa.

Sin embargo, las cosas cambian si nos vamos a una tabla con un poco más de rigor:

Partidos
Elección directa
Elección indirecta
Total
PP
41
48
89
PSOE
2
25
27
IU-LV
0
8
8
UPyD
0
5
5
TOTAL                                   43                                           86                                          129

Ahora los resultados son un poco diferentes. De mantenerse todo igual hemos pasado a: que el PP suba 17 diputados, que el PSOE baje 9, IU se quede con 5 menos y UPyD disminuya su representación en 3.

Además esto hace aumentar por cuatro los índices de desproporcionalidad.  El índice de desproporcionalidad, como su propio nombre nos indica, es el que mide si un sistema es más proporcional que otro, y hasta dónde alcanzan las cotas de desproporcionalidad. O lo que es lo mismo, cuánto de injusto es un sistema. Esto no nos dice si el sistema es injusto porque no deja participar a los chiquititos. Puede ser injusto porque se dé una sobrerrepresentación de los mayoritarios en detrimento de los minoritarios, o a la inversa, que los pequeños tengan una sobrerrepresentación abultada, y los mayoritarios se vean infrarrepresentados (nota cómica, esto jamás pasará). Si calculamos el índice de desproporcionalidad con la fórmula Loosmore-Harby (hay más pero he decidido utilizar ésta, si alguien necesita comprobar el resto que lo pida, que por pedir no quede, en todas da similares resultados) que consiste en sumar la diferencia entre el porcentaje de escaños y el porcentaje de voto de cada partido, y dividirlo entre dos.

Aplicando el nuevo sistema la desproporcionalidad normal de 3,9 (provocada por la fórmula D’Hondt y la barrera de exclusión del 5%) pasa al 14,4.

%ESCAÑOS
%VOTOS
DESPROPORCIóN
69,1
50,8
18,3
20,5
25,8
-5,3 *
6,5
9,4
-2,9 *
3,9
6,2
-2,3 *
100
92,2**
 14,4
*los resultados negativos se transforman en positivos a la hora de hacer el cálculo de la fórmula, porque de lo contrario la suma sería 0.
**el que el porcentaje de voto no sea el 100% se debe a que esa cifra se calcula sobre el total válido de los votos, y en esos también están los de partidos que no han conseguido superar el umbral mínimo del 5% de los votos.

%ESCAÑOS
%VOTOS
DESPROPORCIóN
55,8
50,8
5
27,9
25,8
2,1
10,1
9,4
0,7
6,2
6,2
0
100
92,2
3,9

Esta segunda tabla contiene los datos del sistema actualmente, para que se haga la comparación de cuánto sube la desproporcionalidad.

Artimañas, estrategias y algo más

A todo este juego sucio de datos que vende el Partido Popular, se le unen otras tretas. Realmente no sabemos cómo han diseñado el nuevo sistema. En sus notas de prensa y demás parafernalias donde nos venden la proporcionalidad y el acercamiento de los diputados a los distritos con gran pomposidad, no hay ni una sola nota que haga referencia al resto de elementos básicos de cualquier sistema electoral. Ni una línea sobre la fórmula de reparto, ni un comentario acerca de barrera de exclusión, ni si quiera una alusión a si los 86 diputados que no se eligen en los distritos de manera uninominal, se van a elegir en circunscripción única o en las 43 circunscripciones al modelo español.

Toda la simulación está hecha en base a que en algún momento hacen referencia al modelo alemán, y a una búsqueda de una ley lógica. Aunque conociendo a Esperanza y consortes, cualquier cosa descabellada es normal. Pregunten a los profesores de secundaria y sus nueve jornadas de huelgas.

Además debemos añadir casos de “Gerrymandering”. Este término es empleado en la ciencia política para hacer referencia a la manipulación de las circunscripciones electorales en beneficio del partido que gobierna y ejerce la potestad de poder borrar fronteras (electorales) o unirlas. El origen del término es estadounidense, viene de un político del siglo XIX que se dedicaba a ello. Algún día si hay tiempo haré una breve reseña sobre tan “loable” práctica.

Bien, en Madrid esta manipulación se da a la hora de crear los distritos. Con la excusa de que los distritos deben superar los 100.000 habitantes, el PP unifica los siguientes municipios. Por un lado, Arganda del Rey con Rivas Vaciamadrid, y por el otro, Villa de Vallecas con Vicálvaro. De todos es sabido que en Arganda gana el PP y en Rivas arrasa IU. En Villa y Vicálvaro la situación es un poco diferente, ya que en ambos es por coalición el gobierno de izquierdas. Sin embargo a la hora de unir los distritos, el PP en el distrito de Arganda-Rivas tiene más votos (sólo 1000, pero suficiente al sólo haber un candidato que pueda ganar) que IU. Y lo mismo pasa en Villa de Vallecas-Vicálvaro, que al no poder darse coalición, el PP sale firme ganador.
Veámoslo con una tabla (como me gustan las tablas):

 
VOTO PP
VOTO PSOE
VOTO IU
VOTO UPyD
Arganda del Rey
10.411
4.592
2.933
1.518
Rivas Vaciamadrid
9.015
4.649
15.308
1.300
TOTAL
19.426
9.241
18.241
2.818
VOTO PP
VOTO PSOE
VOTO IU
VOTO UPyD
Villa de Vallecas
14.461
12.111
6.710
3.134
Vicálvaro
11.347
9.414
4.382
2.837
TOTAL
25.808
21.525
11.092
5.971

Todo muy democrático y para mantener la proporcionalidad. Como os he podido explicar, la propuesta del PP socava aún más si se puede la farsa que llamamos democracia.

En definitiva

Como decía Gordo, el representante de IU en la asamblea, esto supondría tal afianzamiento del PP en la comunidad de Madrid, que podríamos hablar de gobierno de Partido Único. El PSOE llevó sus críticas por el mismo camino, y señaló una verdad evidente. Esperanza Aguirre suena para ministra de exteriores o para embajadora en Londres, por lo que busca como sea afianzar a sus cachorros en la comunidad. Todo ello para poder seguir llevando a cabo políticas salvajes de recortes sociales como ha llevado hasta la fecha, con la sanidad y la educación.

Y a todo esto UPyD no se entera y se cree que la reforma puede ser interesante y no descartan apoyarla. ¿Qué les pasa a los de rosa (azul falangista) en la cabeza? Por ahora un Cascos, eso está claro. [1]

[1] también publicado en Juventudes Socialistas de Tres Cantos

1 comentario:

  1. ¡Animo con este blog!

    Es muy muuuy bueno y me gusta mucho! :D

    No lo dejes!

    ResponderEliminar