domingo, 6 de noviembre de 2011

PERO SEGUIREMOS LUCHANDO


<<-Después de todo...-repitió el doctor y titubeó nuevamente mirando a Tarrou con atención-, ésta es una cosa que un hombre como usted puede comprender. ¿No es cierto, puesto que el orden del mundo está regido por la muerte, que acaso es mejor para Dios que no crea uno en Él y que luche con todas sus fuerzas contra la muerte, sin levantar los ojos al cielo donde Él está callado?

-Sí- asintió Tarrou-, puedo comprenderlo. Pero las victorias de usted serán siempre provisionales, eso es todo.

Rieux pareció ponerse sombrío.

-Siempre, ya lo sé. Pero eso no es una razón para dejar de luchar.

-No, no es una razón. Pero me imagino, entonces, lo que debe ser esta peste para usted.

-Sí -dijo Rieux-, una interminable derrota.>>


Albert Camus, La Peste, 1947

No hay comentarios:

Publicar un comentario