viernes, 25 de noviembre de 2011

mujer pensante, mujer despierta, mujer que lucha

“La monogamia fue, más que nada, el triunfo de la propiedad individual sobre el comunismo espontáneo primitivo. (…) por tanto, la monogamia no aparece de ninguna manera en la historia como una reconciliación entre el hombre y la mujer, y, mucho menos aún, como la forma más elevada de la familia. Por el contrario: entra en escena bajo la forma de esclavizamiento de un sexo por el otro, como la proclamación de un conflicto entre dos sexos, desconocido hasta entonces en la prehistoria (…) La primera división del trabajo es la que se hizo entre el hombre y la mujer para la procreación de hijos. Y hoy puedo añadir: el primer antagonismo de clases que apareció en la historia coincide con el desarrollo del antagonismo entre el homber y la mujer en la monogamia… La monogamia fue un gran progreso histórico, pero al mismo tiempo inaugura, juntamente con la esclavitud y la propiedad privada, aquella época que aún dura en nuestros dias y en la cual cada progreso es, al mismo tiempo, un retroceso relativo, en que la ventura y el desarrollo de unos verifícanse a expensas de la desventura y la represión de otros.”

Friedrich Engels, El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado.





No hay comentarios:

Publicar un comentario